Cómo preparar un desodorante natural de bergamota y menta

Los desodorantes ayudan a evitar los malos olores corporales, de pies o axilas, causados por el exceso de sudor y bacterias.

Sus compuestos activos, ejercen como barrera protectora que, regulan el sudor, manteniendo la piel limpia y fresca.

En la actualidad la industria ha desarrollado varias fórmulas. Pero muchas personas, desean las alternativas naturales. Que garantizan un producto ecológico, libre de químicos agresivos y con beneficios para el cuidado de la piel.

Como hacer desodorante natural

Desodorante de bergamota y menta para evitar el mal olor.

En este caso nos vamos a centrar en los beneficios de la bergamota y la menta, dos ingredientes refrescantes que ayudan a inhibir el crecimiento de los microbios en zonas como las axilas.

Su combinación con hamamelis, agua de lavanda y algunos aceites esenciales nos dan como resultado una fórmula hipoalergénica que, lejos de irritar la piel, la refresca y la protege

Ventajas de los desodorantes naturales

  • Su fórmula no contiene sustancias químicas agresivas, por lo que es apto para pieles sensibles.
  • Los nutrientes de sus ingredientes naturales ayudan a eliminar las toxinas de la piel.
  • Tiene un efecto antitranspirante, que ayuda a evitar la sudoración excesiva.
  • Sus efectos antibacterianos ayudan a detener el crecimiento de los microorganismos asociados con el mal olor.
  • Elimina la piel muerta e impurezas de las axilas
  • Es libre de aluminio, una sustancia que puede penetrar a través de los poros hasta llegar al torrente sanguíneo. Al que se asocia con algunos tipos de cancer de mama.
  • No tapona los poros, ni interfieren en la oxigenación de la piel.
  • No produce exceso de sequedad.
  • Es amigable con el medio ambiente.
  • Es más económico si lo comparamos con otros desodorantes comerciales

Este desodorante, se puede aplicar en cualquier zona del cuerpo, incluyendo los pies.

¿Cómo preparar este desodorante de bergamota y menta?

Ingredientes:

  • 2 y ½ cucharadas de hamamelis (25 g)
  • 2 y ½ cucharadas de agua de lavanda (37 ml)
  • 1 cucharadita de glicerina vegetal (5 g)
  • 10 gotas de aceite esencial de bergamota
  • 8 gotas de aceite esencial de pomelo
  • 7 gotas de aceite esencial de limón
  • 4 gotas de aceite esencial de menta
  • 1 gotas de aceite esencial de ciprés

Utensilios:

  • Recipiente hondo
  • Frasco de cristal oscuro (con tapa)
  • Cuchara de madera

Preparación:

  1. Vierte las cucharadas de hamamelis en un recipiente hondo y, enseguida, mézclalas con el agua de lavanda y la glicerina vegetal.
  2. Integra todo muy bien y continúa añadiendo los aceites esenciales Remueve con la cuchara de madera, hasta obtener un producto homogéneo, con un aroma agradable.
  3. Vierte el desodorante en un frasco de cristal oscuro con tapa y almacénalo en un lugar fresco y oscuro.
  4. Agítalo bien antes de usar y asegúrate de que los ingredientes están bien integrados.

En buenas condiciones puede durar entre 2 y 3 meses. No obstante, si lo usas a diario, la cantidad sugerida en esta receta puede que te dure menos.

Rocía el desodorante sobre las zonas susceptibles de sufrir mal olor: axilas, cuello o pies, entre otras. Si gustas, puedes frotarlo con las yemas de los dedos hasta que se absorba bien. Si lo consideras necesario, empléalo 2 veces al día.

Nota: Si bien los ingredientes mencionados tienen bajas probabilidades de provocar reacciones alérgicas, lo mejor es hacer una pequeña prueba en alguna de las zonas de la piel antes de usar el producto en su totalidad-