Tarta de Coco fácil sin Horno

Hoy os traigo una receta que me encanta. Os voy a enseñar a preparar una Tarta de Coco, y para prepararla vamos a usar un coco natural.

Tarta de coco sin horno

Vamos a aprovechar toda su carne y el agua que tiene dentro. Los amantes de coco vais a alucinar porque tiene un sabor tan intenso a coco que es una maravilla.

También podéis usar coco deshidratado, el que ya te viene rallado. Pero creedme, queda muchísimo más rica con el coco natural.

Ingredientes para la base:

  • 250 gr de galletas tipo María
  • 80 ml de aceite de coco

Triturarlas las galletas hasta que obtengáis un polvo fino de galletas. Cuando las tengáis derretid en el microondas el aceite de coco y mezclar, hasta tener textura de arena mojada. También puedes sustituir el aceite de coco por mantequilla.

Poner en el fondo del molde, aplastando la mezcla para que coja consistencia y enfriar en la nevera 20 minutos. Mientras enfría pasamos a preparar el resto.

Ingredientes de la tarta:

  • 15 gr de gelatina neutra sin sabor
  • Agua del coco
  • Un coco limpio y pelado
  • 200 gr de yogur griego azucarado
  • 200 gr de queso tipo philadelphia
  • 200 gr de azucar

Mezclamos bien la gelatina con 75 ml del agua de coco (5 cucharadas) y dejamos que se hidrate la gelatina, durante 10 minutos.

Mientras trituramos en una batidora el coco, partido en trocitos, junto con el resto de ingredientes durante 5 minutos para conseguir una textura muy fina. Cuando esté bien triturado vamos a verter esta mezcla en un bol.

Ahora vamos a coger la gelatina, se  calienta 10 segundos al microonda-s Cuando la saquéis del microondas veréis que se ha vuelto líquida entonces, verter inmediatamente sobre nuestra mezcla del coco

Lo removemos bien con una espátula y lo vamos a reservar un momento mientras que montamos la nata.

En otro bol limpio vamos a colocar 200 ml de nata de montar y con una batidora de varillas la vamos a semi-montar hasta dejarla que forme picos blandos.

Os recuerdo que la nata para montar tiene que tener un 35% de materia grasa y ha de estar muy fría para que nos monte correctamente. Cuando comencéis a ver pequeños surcos en la superficie de la nata, es el momento de dejar de montar, porque lo que queremos es una nata semi montada. No queremos un nata que nos quede muy firme.

Ahora vamos a ir incorporando la nata de poco en poco, a nuestra mezcla anterior y vamos a ir moviendo,  hasta que veamos que la nata se nos ha integrado.

Una vez que tengáis una mezcla homogénea, sacáis el molde de la nevera y vertéis toda la mezcla de la tarta encima de la galleta. Y ya la tenemos casi lista, sólo queda que nos la llevemos a la nevera un mínimo de 6 horas para que enfríe.

Para desmoldarla lo mejor es coger una espátula y untarla con un poquito de aceite y pasar bien la espátula por todo el borde del molde.

Y como último toque la vamos a espolvorear toda alrededor con un poquito de coco deshidratado.