Aceite de coco para cocinar

En Europa las ventas de aceite de coco están desatadas. En los últimos años ha habido un auténtico furor entre los consumidores. Pero…

¿Es saludable cocinar con aceite de coco?

Para saberlo la presentadora del programa comida al descubierto hace la prueba en una furgoneta de cómida rápida en el que se fríen patatas con distintos aceites. Le pedimos al propietario de la furgoneta que compre aceites refinados de colza, de girasol y de coco.

Además nos encontramos con Martin, un científico que nos explica, cuáles son las propiedades de los aceites al ser cocinados y como estos se degeneran cuando alcanzan altas temperaturas. A esta temperatura de la denomina punto de humeo y es aquí cuando sus moléculas empiezan a descomponerse liberando sustancias tóxicas para el organismo.

Algunos aceites se oxidan con facilidad y generan compuestos muy tóxicos llamados aldehídos.  Los cuales son capaces de generar enfermedades cardiovasculares y además son cancerígenos.

Una vez fritas las patatas en las tres freidoras, Martín vierte una muestra de cada aceite en una probeta a la que añade unas gotas de un compuesto químico, que hace visible tras la reacción, la presencia de aldheídos. Así, aquellos aceites con más aldehído se volverán de un color oscuro.

Al final de la prueba los colores cambian mucho para el aceite de colza y girasol. En cambio el aceite de coco se mantiene igual tras haber sido sometido a una alta temperatura de fritura.

En el aceite de coco hay muy pocos aldehídos rozando casi ninguno. Esto es debido a que el aceite de coco es rico en grasas poliinsaturadas que son más estables a temperaturas altas.

La conclusión es que deberíamos usar aceites distintos según su uso. Si cocinas alta temperatura elige aceite de coco pero si lo consumes frío puedes elegir el aceite de oliva de girasol o de colza.

Aceite de coco para cocinar. Recetas

Así mismo, el aceite de coco puede ayudar a aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL) en sangre. Según estudios en 100 pacientes británicos entre 5 y 75 años a los a un tercio se le dió a ingerir tres cucharadas diarias de aceite de coco, a otro tercio aceite de oliva y a otros mantequilla  Estudio de la BBC 

Al mes de su consumo, los que consumieron aceite de mantequilla subieron la tasa de colesterol malo, los que consumieron aceite de oliva aumentaron el HDL un poquito. Los mejores resultados se descubrieron en aquellos pacientes que habían ingerido un poco de aceite de coco cada día.